?

Log in

No account? Create an account
crystallus_me
25 September 2010 @ 06:06 pm
Fandom: Twilight.
Claim: Seth/Leah (compasión fraternal)
Vicio: 18. Calendario.



A pesar de las batallas y las leyendas ancestrales, la vida de un quileute era cíclica. Y Seth empezaba a darse cuenta. Desde el primer pestañeo hasta el último, el hecho de ser un hombre lobo implicaba que su existencia estaba determinada antes incluso de nacer. Y cuando corría a doscientos kilómetros por hora sabía que la libertad que le invadía no era verdadera. 

En ellos encontró una familia. Tuvo tantos hermanos como miembros de manada, compartió con ellos su infancia, su cambio, su fuerza y también su desconcierto. Conoció la felicidad protagonizando una novela de libro de fantasía, pero no tardó mucho en comprender que en realidad no tenía otra opción.

Aunque huyera a miles de kilómetros, se enamorara hasta las trancas, hasta dolerle, hasta traicionar a sus principios y estar dispuesto a morir, su corazón no era suyo y por tanto jamás podría entregárselo a nadie por propia voluntad. 

Sabía que en el momento indicado, aparecería la persona de la que él se imprimaría, sin importar su edad, procedencia o nombre. La leyenda volvería a consumarse en él, y de nuevo se iniciaría el ciclo. Y así sucedería con cada uno de los miembros de su manada hasta los siglos de los siglos. Con todos, menos con su hermana. 

El tiempo seguiría pasando inflexible; caerían las hojas de los árboles de la Push una y otra vez, y el bosque, su casa y sus ojos negros se harían cada vez más viejos contemplando en los demás el reflejo de lo que pudo haber sido su vida. Despechada, por aquel recuerdo inmortal de su primer amor fallido, dolida con el resto y consigo misma por el trato que ella había querido recibir y decepcionada al comprobar que la única historia incompleta que había allí era la suya. 

Lo que unía precisamente a su manada era que todos eran iguales. Que compartían un secreto, un destino que estaba escrito. 
Pero Leah era como el día 32 en un calendario. Algo fuera de lo común, inexplicable, sin sentido ni razón de ser. Que sobra, que no debería estar ahí. Algo raro. Que no encaja con nadie. 
Ni siquiera con él. 
 
 
Deleite para mis oídos: Be good until then - Butch Walker
 
 
crystallus_me
28 August 2010 @ 02:10 pm
Fandom: Twilight.
Claim: Jacob/Nessie (Jacob/Leah MUY implícito)
Vicio: 06. Locura
Tabla: Momentos.

Verla había sido como iluminar el mundo de repente con una luz blanca y cegadora. Y él formaba parte de esa luz. Estaba tan unido a aquella criatura que no podría distinguir los lazos de su alma de los lazos de ella. No era un contacto doloroso porque ni siquiera era real, pero el magnetismo de sus corazones estaba conectado atravesando los cuerpos, los muebles, y hasta el aire que los separaba. Por un momento creyó que su cuerpo no soportaría esa unión, que se destruiría y volvería a formarse dentro de ella, donde necesitaba estar. 
Luego la luz se apagó y volvió a aquella habitación dentro de la casa de los Cullen, que parecía demasiado oscura. Pero ella seguía brillando, en medio de todos, como una estrella... 
Volvió a respirar y se sintió lleno. Dentro de él había crecido algo nuevo, de magnitudes demasiado grandes como para tener cabida en una sola persona. Todos los recuerdos -su casa, la Push, la manada- y sentimientos -Bella...Leah- quedaron aparcados como si nada de lo que había vivido tuviera sentido hasta conocerla. 
En aquel momento comprendió lo que sucedía. Se había imprimado. De un vampiro. De la hija de su amor imposible. Y aunque fuera una locura descabellada era lo mejor que le había pasado en su vida. 




Genio.
 
 
I am: melancholymelancholy
 
 
crystallus_me
27 August 2010 @ 12:31 am

Vuelvo como las oscuras golondrinas. (Sí, igual de poética que siempre)

Y hoy para variar, publico algo sin necesidad de poner Disclaimer -¡yujuuu!-. Me dije: venga, hoy me arriesgo, escribo algo sin robarle legalmente las ideas a nadie. A veces no debería conversar conmigo misma... los experimentos espontáneos siempre tienen algo peligroso (es mi manera de disculparme :D).
Es más, yo no pienso releerlo.
Qué miedo.
 

 
Va sobre perros, de todo tipoCollapse )

 


... Au revoir, mon amours
 

 
 
I am: creativecreative
 
 
crystallus_me
Creo que voy a comerme a mi musa (más bien no, no sea que sea biodegradable). Es increíble que no se haya ido todavía a nadie sabe dónde, pero aquí sigue, alimentándome a que aporree el teclado todo lo que me sea posible *la achucha*
So here I am once again, con una nueva viñeta de mi ya menos vacía querida tabla.

Fandom: Crepúsculo.
Pairing: Jacob/Leah.
Vicio: 28. Afecto.
 
No es que a Leah la chica del chupasangres le caiga mal. Directamente, la odia. Y aunque es algo relativamente sencillo teniendo en cuenta la facilidad de aberración que pose hacia... casi cualquier cosa, el sentimiento que palpita dentro de su pecho cada vez que se encuentra con su nombre es lo suficientemente poderoso como para que Bella se de cuenta.
 
-Jake, a Leah no le caigo muy bien, ¿no?- le susurra en el oído acurrucada en el sofá que sostiene su cuerpo débil y enfermo.
 
Jacob le dirige una mirada rápida y directa a la figura definida de la loba, asegurándose de que no se percata de ello.
 
-Pssé... es así con todos, no te preocupes.- y le sonríe con todos los dientes haciendo que se olvide de las punzadas gélidas que la martillean la espalda.
 
Pero la verdad es que no es así con todos. Ni de casualidad. Cuando Leah entra la casa de los Cullen, parece tener un letrero de luminosos que pone "Isabella Swam, muérete", y de ser así, ella sería la primera que bailaría ebria sobre su tumba.
 
Y Jacob -¿lógicamente?- no lo comprende. No lo hace porque cada vez que piensa en Bella recuerda las noches en su ventana observándola dormir, las canciones que le cantaba acariciando su vieja guitarra en la hoguera de la Push, y todas y cada una de las pecas que recorren su cara. Sonríe, de manera inevitable, y se le olvida que por culpa de aquella joven tímida y terriblemente torpe tiene el corazón hecho mermelada.
 
Pero ella no lo hace. No sabe, si no siente el dolor de su Alfa como el suyo propio, y le parece absolutamente injusto que tan poca cosa sea capaz de revolucionar dos mundos absolutamente opuestos hasta el extremo de unirlos. Porque pasa más tiempo en la casa de los chupasangres que en cualquier otro sito y de verdad se está planteando si vale la pena, si todo el esfuerzo servirá para algo. Si hará feliz a Jacob.
 
"Cualquiera diría que le has cogido afecto" bromea Seth con socarronería cuando consigue pillarla de improvisto dirigiendo sus pensamientos a algún lugar de la casa de los Cullen.
 
Cierto, cualquiera lo diría.


Auch, me encantan (L)
 
 
 
I am: goodgood
Deleite para mis oídos: Pol 3.14 - Lo que no ves
 
 
crystallus_me
 
Sí, así es, aún no me he ido. Es más, vengo dando guerra con la tabla (soy de las que cumplen sus propósitos... tarde o temprano), así que aquí otro nuevo Vicio, pero esta vez  mi mío solo mío Seth aparece en escena :)


Fandom: Crepúsculo
Claim: Seth/Leah (Sam/Leah implícito)
Vicio: 9. Verdad
 

Asuntos de sangre

Seth nunca pensó que si la pequeña Leah le sacaba media cabeza era porque se había hecho mayor (ignorantemente se lo atribuía a los vasos gigantes de leche que se tomaba cada mañana). Igual que no se percató de que las muñecas habían empezado a desaparecer de su habitación, y a sus amigas ya no les gustaba jugar a saltar la comba. Pero sin duda lo que más le desconcertó es que de la noche a la mañana el cuarto de su hermana estaba totalmente vetado para él. "Es porque Leah se está haciendo una mujer, y necesita intimidad" fue la respuesta de su madre ante su queja. 

Y a todo eso, le siguieron multitud de cambios desconcertantes. Como que en la comida ya no se discutía porque él dejara su habitación desordenada, sino por la factura telefónica, y que el cuarto de su hermana había dejado de oler a pastel de chocolate para estar intoxicado de  una mezcla extraña entre pinta uñas y colonia de coco. Aunque lo que se llevaba la palma de la mano era el repentino interés de los chicos de la Push por ella. 

-Oye chaval, ¿tú sabes si Leah tiene novio?- le preguntó Sam Uley un día después de echar unas canastas cogiéndole por los hombros de manera confidencial.

-No- es todo lo que Seth pudo contestar después de dubitar unos segundos con los ojos abiertos de par en par ante una pregunta tan rara bajo su punto de vista.- ¿Por qué?

-Bueno es una chica muy guapa, es extraño, ¿no crees?

-No es una chica, es mi hermana - y aquella tarde pensó que el mundo estaba rematadamente loco. ¿Leah, una chica? Já. 

Pero pudo comprobar lo equivocado que estaba cuando días más tarde vio al mismo Sam que se reía de las coletas de Leah unos meses atrás arrinconándola contra una pared susurrándole algo aparentemente muy gracioso en el oído. Y en ese entonces no lo entendió. 

Aunque para ser francos, ahora tampoco lo hace. No sabe como las personas pueden llegar a cambiar tanto, o como la vida las puede hacer cambiar. Y le encantaría decir que su hermana está más gorda que nunca porque su Alfa y ella están esperando un bebé, y él será tío por primera vez, o que su relación podría haber sido la historia de amor más bonita del condado. Pero por desgracia está muy lejos de ser así. 

La verdad es que Leah Clearwater lleva años sin reírse de verdad, hasta dolerle el estómago y toda la mandíbula. Las fresas con nata y los partidos de baseball han quedado guardados en el mismo baúl en que solía enterrar a Sam bajo toneladas de olvido y polvo. Ya no le cuenta las historias de las constelaciones como cuando eran más pequeños y se escapaban por la ventana a tumbarse sobre el tejado para contemplar la noche despejada de la Push. Incluso muchas veces Seth imagina que si Leah pudiera irse a otro lugar, lo haría. Pero se queda, fingiendo que puede con todo, fingiendo por él. 

Tal vez por eso jamás le ha supuesto un problema dar la cara por ella frente a todos. Porque sabe que aunque resulte una arpía insoportable la mayor parte del día, y se le haya olvidado como hablar sin utilizar el sarcasmo a modo de saludo, Leah sigue siendo aquella chica que le dibujaba bigote y barba con pasta de dientes cuando se quedaba dormido. 

Así que supone que no podrá evitar  - minúsculamente, y de manera inconsciente - odiar a Sam. No por besarla a escondidas cuando aún no tenían edad para hacerlo, sino por haberle devuelto a su hermana hecha pedazos después de tomar lo mejor de ella. 
Y es que en asuntos de sangre, Seth nunca perdona. 
Tags:
 
 
I am: lazylazy
 
 
 
crystallus_me
22 March 2010 @ 11:57 pm
 No, yo no soy como el turrón, no vuelvo por Navidad. Soy más bien como un fénix, renazco de las cenizas del olvido una vez cada... cierto tiempo. Y puedo poner carita de niña buena y livejournalera decente, pero yo soy como el aire, que va y viene (como mi inspiración, que sigue siendo todo culpa de ella, TODO). Así que ya que estoy aquí (por tiempo no definido) dejo seña y marca, y en vez de con una bandera, con un reto de mi querida tabla incompleta que deseo alguna vez dentro de esta vida terminar :)


Fandom: Crepúsculo.
Claim: Sam/Leah
Vicio: 20. Celebración. 


Como otro cualquiera

La mañana de un veinte de Agosto. El sol sobre la Push reflejándose en el azul oscuro de las olas sobre la arena de la playa. Veinticinco grados, olor a sal, y gaviotas surcando los cielos. Un día como otro cualquiera. O lo era, hasta que una llamada a las nueve de la mañana confirma que el bebé de Emily es una preciosa niña de ojos rasgados y piel cobriza. 

Y desde ese instante, un sábado en el calendario olvidado de la cocina con olor a tostadas recién hechas cobra sentido de repente. Al menos el suficiente como para movilizar a una familia entera, que no tarda ni media hora en llegar al hospital cargados con ramos de flores frescas. Porque las noticias se reciben así entre los quileutes.

La pequeña, que aún no tiene nombre, mira a todos con sus grandes ojos negros y tal vez si pudiera les preguntaría a todos porqué la observan con la baba colgando. Y solo hay una respuesta, es una niña preciosa

"Se parece a su madre" 

En una esquina de la habitación blanca, hay una loba acostumbrada a golpes a la que acaban de derribar de un puñetazo feroz de acero. No sabe si hacerse la ofendida por ser absolutamente ignorada, o agradecer que nadie la preste atención y pueda apreciar el reciente desagrado hacia la nueva criatura, a la que ni siquiera ha llegado a mirar. 

Dos horas más tarde, la tribu abandona la habitación de olor a recién nacido con la alegría tocando una melodía de tambores en la hoguera de sus cabezas. Ya se oyen bromas de barbacoa entre Jacob y Embry, y las mujeres debatiendo de qué color le compraran los patucos, los vestidos y todo ese arsenal de ropa con la que piensan vestir a la muñeca del Alfa. 

Y como es normal, nadie nota que bajo tanta felicidad, hay un aura permanentemente oscura paseándose de un lado a otro. Tal vez porque ya han aprendido a ignorarla, a ella y a su amarga dueña, o porque están demasiado ocupados en sonreír hasta desgarrarse las comisuras. Y como de costumbre también, una cabeza se gira para mirar la cabellera negra tapando un semblante duro, de mandíbulas apretadas. 

"Déjala tío, ya sabes cómo es" murmura Quil pasándole el brazo por el hombro con un golpe amistoso. 

Pero Seth sabe -sino, ¿qué gracia tendría ser su hermano pequeño?- que la única cosa que verdaderamente la ha ofendido, y se atrevería a decir que hasta límites insospechados de su capacidad de rencor, es que nadie la ha felicitado por su cumpleaños. Ni siquiera Sam, que jamás se había olvidado de ninguno en toda su vida, nevara, tronara o se cayera el cielo a pedazos (o naciera su hija, habría añadido tiempo atrás). Ni siquiera aquel que hizo inolvidables sus quince, dieciséis y diecisiete, así como solo podría haberlo hecho el amante secreto de las novelas de mesilla. Ni siquiera quien bajo el árbol en el que ella ahora mismo fingía mirar un velero perdiéndose en el horizonte, grabó la fecha, veinte de Agosto, con un estúpido corazón alrededor. No, ni siquiera él

Ahora se pregunta cuántas cosas más le quedan por odiar. 
 
 
I am: cheerfulcheerful
 
 
crystallus_me
21 May 2009 @ 04:29 pm
 *Saca el pañuelo blanco y lo ondea* ¡Vengo en son de paz!

Aún así, tenéis todo el derecho del mundo a escupirme en un ojo por haber desaparecido durante tanto tiempo, y encima sin avisar. Pero antes de que alguien empiece a lanzar crucios, yo pido disculpas, ya que, por segunda vez consecutiva, mi vida real me requería (aunque no con cosas muy agradables, que se diga) y dejé esto un poco mucho descuidado. Pero he vuelto, y esta vez me quedo. 

Cosas que contar, la verdad es que no muchas. Mi vida se revolucionó un tanto, pero ya ha vuelto a su cauce. Podría decir que he aprovechado este tiempo para hacer cosas productivas, pero mentiría descaradamente u_u Además he escrito poco, muy poco, y de eso si que no me enorgullezco nada de nada. Así que ahora tengo que actualizarme cuanto antes y visitar elejotas a ver que me he perdido, que no puedo con la curiosidad xD

Tampoco es que haya elegido una buena época para volver, por los exámenes y eso, pero así se le da más emoción al asunto (ya sabéis...lo de "solo hace falta que te digan que no hagas una cosa para que la hagas". Pues tal cual). 

A ver si ahora me da por hincharme a postear y avivo un poco esto :)

¡Besho pa' todos! 


 
 
I am: stressedstressed
Deleite para mis oídos: Angie-Rolling Stones
 
 
crystallus_me
08 May 2009 @ 08:44 pm
Sad  
Fandom: Crepúsculo
Claim: Leah/Sam
Tabla: 03. Encuentro

 
Leah no sabe que hace allí, parada cerca del final de una inmensa cola que amenaza con dar varias vueltas a la manzana, en torno al único supermercado que, al parecer, está abierto en toda la región. Y sí, es sábado, son las seis de la tarde, y tampoco sabe como diablos han hecho Jacob y Seth para acabar con todas las reservas de comidas que tenía guardadas para el fin de semana. Podía haberlo previsto, porque comen como animales, pero ese detalle únicamente se aprecia cuando al abrir la nevera tan sólo encuentra latas de cerveza (vacías, como no).

Así, para añadir algo más al carro (al carro, qué gracia), ni siquiera tiene idea de dónde narices está sacando toda esa paciencia necesaria para poder soportar  la espera durante una  puñetera media hora para llegar a la caja, y ya de paso no sugerirle a la amable madre que está delante suyo que haga el grandísimo favor de decirle al pequeño monstruo que tiene de hijo que deje de sacarla la lengua. Y si fuera necesario, hasta se lo pediría por favor.

Y si ya cabía alguna duda, cuando su estómago empieza a replicar, a las tres "mierda" que se lleva repitiendo para sí misma desde que entró en aquella selva, se le suma una más, porque un simpático descarado se le ha colado delante a la viejecita que estaba detrás suyo en la cola, y encima la está tocando el hombro. Qué guay. 

-Hola, Leah.

Dentro de su cabeza suena un clic, y en una milésima de segundo su mortificado cerebro reconoce esa voz. No sabe si ha sido así, o se lo ha imaginado, pero de repente se ve a sí misma girándose a cámara lenta para encontrarse con una sonrisa triste y un par de ojos que la atraviesan casi haciéndola daño. No, más concretamente, matándola de dolor. 

Podría hablar sin respirar, se plantea, ya que el aire ha abandonado sus pulmones desde el instante en que lo vio. O también podría darse la vuelta airosa y decir un "lo siento, se ha equivocado" entre dientes fingiendo que no le conoce, y desaparecer entre la gente haciéndose paso a empujones si es necesario.

Aquel sinfín de posibilidades se evapora en un periquete cuando, derrotada, aplica aquel maravilloso método que siempre daba resultado y termina tragándose todo el orgullo, el dolor y ese nosequé tan molesto que se le ha puesto en la garganta. 

-Sam-musita, o más bien balbucea (cosa que jamás reconocería). Pero volver a pronunciar su nombre le deja un gusto amargo en los labios. 

Lo percibe, nota un titubeo, y adivina que está dudando entre darla la mano o estrecharla contra sus brazos. Y lo peor de todo, es que ella querría que se decidiera por lo segundo. Porque, joder, llevan dos meses sin verse y parece una eternidad. 

-¿Qué tal os va todo?-pregunta interrumpiendo la lucha mental de Sam, que al principio la mira desconcertado antes de adoptar una sonrisa ladeada. 

-Todo bien, como siempre. Aunque están cada vez peor, cada vez más críos -ríe, oh dios, joder, ríe- Pero...a veces preguntan por ti.

Un golpe bajo. Sabe de sobra que es mentira, es más, está convencida de que ni siquiera la echan un poquito de menos, y no les culpa. Pero detesta que la mienta, igual que cuando la dijo que la querría siempre, o que lo de Emily no cambiaría las cosas entre ellos, que siempre podría contar con su apoyo. ¿Y qué? ¿Acaso no estaba acostumbrada a ello?

Sam capta la amargura en su mirada y se arrepiente de haberlo dicho. Su intención no era hacerla daño, pero no ha mentido. Puede que no le crea, pero las cosas ya no son igual sin ella. Todos la necesitan. Él la necesita. 

-¿Tiene tarjeta del supermercado?-la voz mecánica de la cajera rompe su contacto visual. Apresuradamente saca la cartera del bolsillo y tras pagar a la chica, se aparta de la cola, para fortuna de la multitud que espera alcanzar la caja. 

La voz de Sam le persigue, igual que lo ha hecho su recuerdo en los últimos años. 

-¡Espera! ¡Leah!

Ha salido escopetada, lo reconoce, y de hecho, todavía siente las ganas de correr fluyendo por sus piernas. Se da la vuelta deseando que sea breve, ya que no sabe cuánto tiempo podrá aguantar las lágrimas en sus pupilas negras. 

-Leah...ha sido un placer verte-eso, acompañado de una sonrisa tipo "Sam" única e inconfundible, consigue destrozar toda la muralla que habría construido, y nota como sus facciones se endulzan. Son demasiadas cosas, demasiado tiempo. Y ahora si levanta su mano, sin duda alguna, y le acaricia la cara desde la sien hasta la barbilla con sus dedos ásperos y cálidos. 

-Igualmente, Sam. 

Al despedirse, parece que aquel lazo que les unía de una manera u otra, se vuelve un poco más fino. Tal vez -ella alberga la esperanza, se aferra a ella con uñas y dientes- algún día el dolor desaparezca por completo, y ya no quede nada más que polvo sobre la memoria.

Pero aún así, el cosquilleo que la recorre desde la punta de los pies la acompaña hasta mucho tiempo después. 



 
 
crystallus_me
20 March 2009 @ 10:16 pm
 
 
 
Fandom: Crepúsculo
Claim:
Jacob/Leah
Vicio: 11. Futuro
 

 
El día en que Sam Uley besó a Leah por primera vez...Collapse )
 
 
crystallus_me
17 January 2009 @ 12:17 pm
 Ayer cumplió años una de las nenas de mi f-list más harrypotteras que conozco, so encended velitas y cantemos todos a coro "cumpleaños feliz" a moony_star!!!!
Espero que te lo pasaras bien y disfrutaras cien por cien tu día (¡y que te tiraran de las orejas hasta ponértelas rojas! xD)
Siento el retraso, pero ayer me apartaron del ordenador cruelmente, aún así, saqué tiempo para escribirte esto como regalín de cumpleaños. Ojalá que te guste ;D
 
 
¿Dónde ando?: En casa :)
I am: happyhappy
Deleite para mis oídos: Somebody to love-Queen